LA POSTURA ADECUADA PARA DORMIR EN EL EMBARAZO

Cada día que pasa tu pancita se va poniendo más grande y comienzan las incomodidades para dormir para la mayoría de las embarazadas, uno de esos problemas es el sueño: nos despertamos continuamente durante la noche, nos dan ganas de hacer pipi a todas horas, en fin… No estamos cómodas.

Llega ese momento en el embarazo que debido a que nuestra pancita está tan grande, no encontramos una postura adecuada para dormir. Pero aquí te vamos a mencionar algunas de las mejores posturas para que puedas dormir más cómoda en la bella etapa del embarazo.

#1 De lado (preferiblemente el izquierdo)

Coloca una almohada entre las piernas, así evitas que el peso de una pierna caiga sobre la otra. Dormir de esa forma te ayudará a mantener la espalda recta y a no forzar la curvatura lumbar.

Quizás sea un poco difícil para la mayoría, pues ya estamos acostumbradas a dormir de una manera especifica, sin embargo al preguntarte ¿Por qué sobre el lado izquierdo, y no el derecho o boca arriba?, tiene su explicación. Aquí te explicamos el por qué:

¿Por qué se recomienda dormir sobre el lado izquierdo en el embarazo?

Dormir sobre el lado izquierdo favorece la llegada de sangre a la placenta. Esto aporta mayor cantidad de oxígeno y nutrientes para tu bebé. También se recomienda dormir sobre el lado izquierdo debido a que la vena cava (la mayor vena del cuerpo por la que circula un importante caudal de sangre).

Cuando te acuesta sobre el lado izquierdo, evitas la presión del peso del cuerpo sobre esa vena, favoreciendo la irrigación de sangre hacia la placenta y aportando mayor cantidad de oxígeno y nutrientes al feto (el bebé).

Dormir sobre el lado izquierdo también mejora la circulación hacia el corazón, permite un mejor flujo sanguíneo hacia el feto, el útero y los riñones.

Cuando la futura mamá se acuesta boca arriba o sobre su lado derecho, el bebé comprime su vena cava inferior, que como dijimos antes se encarga de llevar sangre al corazón, disminuyendo el flujo de sangre y oxígeno a los órganos de la madre, así como al bebé.

Con el tronco elevado

A veces cuando te acuestas tienes sensación de ahogo, acidez, palpitaciones o cogestión nasal, es recomendable usar varios cojines para apoyar la espalda. Esta postura también reduce los mareos que surgen cuando se está mucho tiempo en una posición demasiado horizontal.

Con los pies elevados

Acostarse con una almohada bajo los gemelos alivia la hinchazón de los pies y de las piernas. También ayuda a prevenir los calambres, los pinchazos y la aparición de varices en las piernas.

Conciliar el sueño en las últimas semanas del embarazo puede volverse misión imposible, pero con la ayuda de almohadas para encontrar la mejor postura (yo dormía rodeada), puedes encontrar una mejor postura y descansar mucho mejor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *